Cuando decidimos convertirnos en profesionales de la Educación, sabíamos que queríamos dejar nuestra huella en vida de los niños.  Estábamos seguros de que podíamos sanar heridas y secar lagrimas con abrazos y sonrisas. Estábamos siempre listos para planificar,...